Érase una vez, un tipo al que llamaré Don Errequeerre que no paraba de recibir llamadas de una empresa de recobro de deudas. Y nuestro protagonista decidió que ya era hora de acabar con ese problema que de tanto en tanto sucedía.

El es conocedor de lo que es un servicio de recobro porque el mismo ha tenido que llamar a morosos cuando trabajaba en una caja de ahorros que quebró. Y es por este detalle que le reclaman una deuda de 14 euros.

En el lejano verano del 2012 al fusionarse su antigua caja con otras varias la orden de domiciliación de su cuenta cancelada hizo que se devolviera un recibo de su proveedor de internet. Al ver el impago se puso en contacto con la atención al cliente e hizo la transferencia a la cuenta que le facilitaron. Lo hizo en esos días de agosto qué es fiesta en todo el país.

Don Errequeerre, se inspira el nombre de su nombre en el personaje de Paco Martínez Soria. Un tipo que puede ser muy obstinado. Tanto como el que quiere cobrar su deuda.

La empresa de servicios de internet fue comprada por un operador de comunicaciones del país vecino. Y poco después empieza la reclamación.

Don Errequeerre comienza a “pelear” con los servicios de atención de la operadora. Sus llamadas son transferidas entre atención a cliente y facturación. Cuando conseguía atención se le pedia que enviase documentos por fax. En un momento que se está digitalizando todo se pide envío de papeles. Nunca consiguió respuesta.

Más tarde su deuda se vende a una empresa de recobro. Y comienzan las llamadas y para conseguir que le dejen en paz paga dando número de tarjeta.

Pero al cabo de un tiempo le dicen que si deuda se ha vendido a otro, u al cabo de otro tiempo vuelta a las andadas. Esta vez decide que será más Don Errequeerre que nunca. Y pretende recuperar de nuevo los justificantes de sus pagos. Pero el tiempo no pasa en vano y el Banco X que se quedo la unión de cajas ahorro quebradas ya no puede darle la información completa, han pasado más de 5 y de 7 años que es el plazo que debe guardar la información la entidad.

Don Errequeerre no consigue que quien le llame le diga que pasa con la información que envía para demostrar que ha pagado dos veces. Sabe que no todos los operadores tienen una ética de trabajo como el Sr Lobo. No encuentra gente que resuelva problemas. Pero no le extraña con como funciona el negocio.

Esta es una historia sin final feliz o sin final. Pero sí que está basada en hechos reales.

 

 

 

 

Publicado por nbeltran

Degree in economics. Proud uncle of 2 nephews. Voluntario en CiJ. He trabajado 10 años en temas bancarios. Tengo un blog para ayudar a entender la economía, la banca y los impuestos mas cercanos. Desde el lado humano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: