Porque quiero ser economista y porque no quiero ser estúpido


Creo que lo que terminó de decidirme para estudiar Ciencias Económicas fue la lectura en COU alla por el año 1989 del libro de Carlo M Cipolla de Historia Económica de la Población Mundial, me marco el ver la historia con análisis económico aplicado a la revolución neolítica y la revolución industrial. Para quien quiera una vista previa en Google libros.

No se si es por alguna de las crisis que vivimos, incluida la propia de la mitad de la vida, la que no has hace ver yo que queria hacer y que narices estoy haciendo. Después de un par de cuestinamientos en el último año el recuerdo de este libro vuelve a mi para decir que yo lo de mayor lo que quiero es ser economista, ahora que ya soy mayor me atrevo a firmar en mis perfiles como tal o al menos recordar que tengo un papel que dice que me recuerda que lo estudié.

Ahora hay que pasar de la primera acepción de la palabra Economista de la de titulado a la de persona dedicada profesionalmente a la economía. Según el Estatuto Profesional de Economistas dice que “Sólo podrán utilizar la denominación profesional de Economistas los titulados a que
se refieren los dos párrafos anteriores que se hallen incorporados a los Colegios de Economistas correspondientes”.
Es una estupidez o una necedad no hacer lo que te gusta y dedicarse hacer lo que no nos gusta. Pero eso es algo que el Sr Cipolla ya lo estuvo estudiando cuando estuvo teorizando sobre la estupidez con sus leyes y todo:

  1. Siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos en circulación.
  2. La probabilidad de que una persona dada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica propia de dicha persona.
  3. Una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna, o, incluso peor, provocándose daño a sí misma en el proceso.
  4. Las personas no-estúpidas siempre subestiman el potencial dañino de la gente estúpida; constantemente olvidan que en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia, asociarse con individuos estúpidos constituye invariablemente un error costoso.
  5. Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que puede existir. (fuente Wikipedia)

Pues eso no quiero ser estúpido, antes prefiero ser … otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s